El Morral elemento fundamental del caminante

21 enero, 2019
21 enero, 2019 cipollina

El Morral elemento fundamental del caminante

La característica principal de un caminante, excursionista, expedicionario, montañista, rescatista o aventurero es su morral o mochila. La silueta del hombre o mujer con la mochila en la espalda emana un mensaje, una imagen que se asocian con símbolos de naturaleza, aventura, viaje, sencillez,  búsqueda y autosuficiencia.

Fotos: Expedición Andina.

 

Por eso el símbolo de la mochila o morral es utilizado hoy en día en diversos ámbitos: morral estudiantil, para oficinistas, para el gimnasio, para ciclismo, para artistas, para distintos deportes, para hacer compras o mercado, para emergencias, para viajeros, para trabajadores de la construcción, incluso para ejecutivos. Es así como el “uso” define al “tipo” de morral, las características de su confección, la materia prima a utilizarse, la ergonomía a presentar y los elementos complementarios.

En este espacio los artículos se refieren a los morrales técnicos o mochilas para profesionales del excursionismo, montañismo y rescate. Son usuarios que con la adquisición del morral se están jugando la vida, la salud de su espalda y el éxito de la expedición o excursión que se realizan a través del mundo. Entonces, ¡Como elegir el morral adecuado?, ¿Cómo evitar lesiones en la espalda al cargar peso por varios días?, ¿Cómo empacar el morral?, ¿Cuáles son las partes técnicas de un morral?, ¿Cómo evitar subir una montaña o salir a una excursión con morral sin volver con unas bolsas en la mano por averías serias del mismo?, ¿Cuál es la mejor inversión precio/calidad?, ¿Dónde los fabrican y con que tecnología?, ¿Quiénes y para que lo usan?, Expedición Andina espera poder aclarar estas dudas acerca del morral técnico o mochila de montañismo.

¿Qué es un morral?

Morral se le dice a un saco o talega que lleva un caminante en la espalda. En el montañismo también se le conoce como mochila, bagpack, packs, rucksackek. En los diccionarios lo definen como bolsa que usan los pastores, soldados y cazadores para llevar provisiones. Ciertamente el fin es llevar un mínimo de provisiones necesarias para vivir por un periodo de tiempo con lo que se carga en la espalda. Se refiere a una mochila donde llevar las provisiones mínimas necesarias.

Un morral es signo de viajero o aventurero, lo cual implica una aptitud de frescura y una disposición optimista frente a los obstáculos, como si el portador del morral fuese libre, como sus manos. Durante los últimos años se ha establecido una correlación del estudiante con un morral pequeño denominado escolar y de esta manera han surgido distintos modelos en morrales de uso diario como el morral de emergencias, que es aquel morral a tener detrás de la puerta siempre listo para enfrentar situaciones de catástrofes, desastres naturales y emergencias en general.

Fotos: Expedición Andina.

 

Actualmente el mercado ofrece gran variedad de morrales debido a su utilidad en tiempos donde se sale muy temprano del hogar llevando las diferentes provisiones para todo el día. Personas de cualquier edad y condición usan un morral. Ante tal diversidad de usuarios el mercado ofrece cantidad de modelos, colores, materiales, precios y se dificulta al momento de la escogencia enfrentarse a formas, moda, tamaño y colores atractivos que cautivan a simple vista. Pero hay más, la estética combinada con la funcionalidad y los nuevos materiales cada vez más eficientes complican la selección del morral apropiado.

El excursionista, expedicionario, montañista y rescatista han de ubicarse en la sección de Morrales Técnicos y Ergonómicos diseñados específicamente para estas exigentes actividades.

Fotos: Expedición Andina.

 

¿Cómo elegir el morral adecuado?

Una mochila resistente, funcional, liviana y a buen precio. El uso define el tipo de morral. Dentro de los requerimientos del montañista, excursionista y personal de rescate existen 3 tipos de morrales que necesariamente se deben tener a mano: el de ataque, el de acampada y el de expediciones.

El morral de ataque sirve para salidas rápidas a la montaña, excursiones sin pernota, en caso de desastres para cargar todo lo indispensable durante la emergencia. Su promedio es entre 30 y 40 litros de capacidad a fin de poder con casco, abrigo, cuerda, merienda, agua, linterna, navaja,, cámara, mapas y documentos, alimento y primeros auxilios. En ocasiones este morral de ataque es usado para el diario por lo funcional en su carga y en mantener las manos libres.

El morral de acampada tiene un promedio de 40 a 60 litros de capacidad, ideal para salidas de 1 a 4 noches. También para personas que comienzan a acostumbrarse a caminar con mochila en la espalda, es decir a cargar peso como es el caso de jóvenes, niños.  Por lo general el espaldar va con un cinturón y hombreras acolchadas, permitiendo el traslado del peso a los huesos más fuertes como son la cadera y los hombros. Es un morral de transición al de expediciones.  Por lo general el usuario va acompañado y puede compartir la carga del equipo grupal como: carpa, utensilios de cocina, comida, primeros auxilios, combustible, etc. Su capacidad es recomendada para personas que desean cargar un mínimo de equipo.

El morral de expedición es altamente técnico, pues va a acompañar al usuario por periodos muy largos y muchas horas diarias de caminatas. Tiene un promedio de capacidad entre 70 y 100 litros. Independientemente del sexo y la edad este morral exige pericia y profesionalismo para adaptarlo correctamente a la espalda del usuario. Resalta la experticia en discriminar entre todos los implementos existente, cuales son los mínimos, ligeros y  necesarios a cargar para sobrevivir en la naturaleza salvaje del planeta Tierra a visitar.

Ante la diversidad de modelos el pulso se acelera, formas y colores atractivos cautivan a simple vista. Pero hay más. La estética combinada con la funcionalidad y los nuevos materiales cada vez más eficientes complican la selección del mismo. El usuario debe ubicarse entre los morrales confeccionados para las situaciones más exigentes, sea cual sea su actividad favorita.

En términos generales se debe escoger un morral o mochila que garantice confort, transpirabilidad, resistencia y la sensación de engañar a la gravedad al cargar unos cuantos kilos (entre 14 y 25)  de material y que no parezcan toneladas de ladrillos. Entre colores, accesorios, precios y modelos ofrecidos en el mercado, debe colocarse en primer plano los aspectos técnicos que faciliten cargar peso en pro de la salud  en la espalda y extremidades. Independientemente de la capacidad del morral, el usuario siempre va a tender a cargar el peso promedio a la tercera parte de su peso sin importar su volumen. Ver: https://www.youtube.com/watch?v=3Cmf87M-GEY

Fotos: Expedición Andina.